Las 4.000 islas, última parada en Laos y llegada a Tailandia

La región de Si Phan Don es conocida como las 4.000 islas. En época seca baja el caudal del río Mekong y se dejan ver pequeños islotes y bancos de arena. Según los locales existen más de 4.000, de ahí su nombre.

De todas ellas, las más importantes son Don Det, Don Khon y Don Khong. Las dos primeras islas están unidas por un puente, siendo la isla de Don Det la más mochilera por la cantidad de alojamientos baratos que tiene (puedes conseguir alojamiento a partir de los 30.000 Kips, unos 3 euros) y además hay bastante oferta de restaurantes con comida local y occidental.

Puente que une Don Det y Don Khon

Para llegar a las islas compramos en nuestro hotel de Thakhek un paquete que incluía bus a Pakse y barco a Don Det por 170.000 Kips por persona (unos 17 euros). Resulta que nos salía mejor comprar un paquete así que ir a la estación de autobuses a comprar el billete porque, como siempre, tienes que añadirle el transporte para llegar a la estación.

Cuando llegamos a Don Det fuimos en busca de alojamiento y después de preguntar en muchos sitios nos quedamos en el Mama Tanon Guesthouse (50.000 Kips/noche).

Habitación

La gran mayoría de los alojamientos son cabañas de madera con una gran terraza que da al río Mekong. Las habitaciones son muy simples, pero hay que asegurarse que tengan mosquitera ya que esta parte del sur de Laos es zona de riesgo de malaria. Además, al estar construidas sobre el río, es muy seguro que se cuele algún bicho o insecto.

Terraza

Nuestra habitación no tenía puerta del baño, por lo que cada vez que te duchabas salpicabas la cama. Alguna noche encontramos excrementos de gecko o bien podría ser de algún ratón. Tampoco tenía agua caliente y aunque la cama era cómoda pagamos más de lo que valía. Tenían habitaciones algo mejor por 60.000 kips/noche.

Nuestros días en la isla transcurrieron con tranquilidad. Es una isla que nos atrapó, ya que era tan tranquila, apacible y todavía tan rural, rodeada de un entorno tan bonito que nos quedamos más días de lo previsto, en total 4 noches.

Un día recorrimos andando la isla de Don Det y otro nos alquilamos unas bicis por 10.000 kips (1€) y fuimos a Don Khon.

Antiguo tren que se encuentra en Don Khon

Un lugar que recomendamos en la isla de Don Det para tomar algo mientras ves el atardecer y es bastante conocido por los mochileros es el Sunset’s bar. Además de ser un buen lugar para conocer a otros viajeros también sirven comidas y cenas a un buen precio. Por ejemplo, los bocadillos están a 15.000 kips (1,5€), algo más baratos que en el resto de la isla, y las hamburguesas con patatas por 25.000 kips (2,5€).

Y así transcurrieron nuestros días. Paseando entre gallinas, vacas y campos de arroz. Niños descalzos trepando por los árboles, relajándonos con unos batidos, charlando con unas Beerlaos y viviendo los días a un ritmo muy slow.

Algunas de las cosas que puedes hacer en las islas, además de alquilar una bici y recorrer las dos islas por tu cuenta, es contratar una excursión para ver los delfines de Irrawaddy, una especie en extinción que habita en el Mekong. Esta excursión se puede combinar con algo de Kayak y las cataratas Khone Phapheng, las más largas del sur de Asia. Esta excursión para ver los delfines, hacer kayak y ver las cataratas, con comida incluida, cuesta unos 170.000 Kips (17€), demasiado para nuestro presupuesto, así que optamos por no hacerla. También puedes bañarte en las cataratas Phi, también conocidas como Somphamit (25.000 kips/persona) que se encuentran en Don Khon.

En las islas no hay cajeros ni bancos, por lo que hay que asegurarse en llevar dinero suficiente. Pero vimos en alguna agencia de Don Det que te hacían cambio de moneda. En la calle principal del muelle de Ban Nakasang hay algún cajero donde puedes sacar efectivo.

Y esta fue nuestra última parada en Laos. Nuestro siguiente destino era Myanmar, pero como no se podía cruzar por tierra de Laos a Myanmar compramos un billete para Ubon Ratchathani, Tailandia. Nuestra intención era coger un bus desde Ubon hasta Chiang Mai y de paso ver el norte de Tailandia haciendo el loop de Mae hong Son, que no pudimos hacerlo en nuestro viaje por Tailandia en el 2012.

El bus nos costó 120.000 Kips por persona (unos 12€) y para en el paso fronterizo de Vang Tao (Laos)/Chong Mek (Tailandia) donde pagamos la tasa de salida del país (20.000 kips cada uno). Una vez pagado hay que bajar por unas escaleras y caminar dentro de un túnel durante unos metros y al subir se encuentra el puesto fronterizo de Tailandia, donde nos sellaron el pasaporte y nos dieron la visa gratuita para 30 días.

Por aquí se baja para cruzar a Tailandia
Al subir las escaleras llegas a la frontera con Tailandia

Cuando llegamos a Ubon Ratchathani no habían buses a Chiang Mai hasta el día siguiente. Así que decidimos irnos a Bangkok, pasar un par de días en la ciudad y desde ahí coger un tren a Chiang Mai.

Pasamos dos días en Bangkok viendo cómo había cambiado la ciudad con respecto al 2012, la primera vez que fuimos. La verdad que la vimos mucho más limpia, pero también más cara en cuanto alojamiento y comida. Por ejemplo, cuando fuimos la primera vez podíamos comer Pad Thai por tan sólo 0,20€, ahora el precio ya rondaba 1€ (35 baths).

Allí conocimos a varios españoles con los que pasamos una noche genial paseando por Khao San Road, cenando unos Pad Thai y tomando unas Chang. Disfrutamos sin prisas de la ciudad, recorriendo sus calles y mercados. También coincidió que era el cumpleaños del Rey y toda la ciudad estaba decorada con su foto y altares con flores.

Cogimos el tren más barato que quedaba a Chiang Mai. Nos tiramos 14 horas sentados ahí (de 13.45 a 4.30 aprox). Sin poder reclinar el asiento y durmiendo sólo a ratos por fin llegamos a Chiang Mai donde aún teníamos que buscar alojamiento.

Tren Bangkok-Chiang Mai

Después de estar un buen rato pateando y preguntando en varios hoteles y hostales encontramos el Top North Guesthouse (265 baths por noche en habitación privada con piscina). Aquí nos quedamos 3 noches antes de iniciar el loop de Mae Hong Son.

Estuvimos muy a gusto en el hotel. Las mujeres de la recepción eran muy amables, la piscina estaba super limpia y la habitación era grande. Nos gustó tanto que después del loop volvimos al mismo hotel a pasar unos días más antes de ir a Mae Sot, donde cruzaríamos a Myanmar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s