Llegada a Ipoh: nuestro primer Workaway

Una de las cosas que queríamos probar en este viaje era hacer un Workaway, que consiste en trabajar durante unas horas a cambio de alojamiento y comida, lo que se conoce por voluntariado. Hay distintos tipos de trabajo: puedes trabajar en una granja, en un hostel, enseñando un idioma…lo normal es trabajar unas 5 horas al día durante 5 días a la semana. ¿Quién dijo que viajar era caro? ¡Ya no hay excusas!

Gracias a Kevin y Bárbara, una pareja majísima que conocemos gracias a las redes sociales, conseguimos el contacto de un hotel para hacer un voluntariado durante 2 semanas en un hotel de Ipoh ¡y la experiencia no puedo haber sido mejor!

El voluntariado consistía en trabajar 3 horas al día a cambio de alojamiento y desayuno. Aunque no incluía más comidas, el hotel tenía cocina por lo que comprábamos la comida en el mercado y la cocinábamos nosotros allí.

Yo me encargaba del desayuno de 8.00 a 11.00 horas. Tenía que preparar café, té, hacer huevos revueltos y controlar que no faltara de nada.

A Raúl le tocó hacer el housekeeping (limpieza de habitaciones) de 11.00 a 14.00 horas y la verdad es que se lo pasaba super bien porque Ika y Sha, el staff del hotel, eran majísimas y super divertidas.

Alguna vez nos tocó hacer tareas de recepción, el check in y check out, introducir los datos a un programa y cobrar a los clientes.

Pero lo mejor de todo es que durante el tiempo que estuvimos allí hicimos un grupo genial con el que conectamos enseguida y lo pasamos super bien. Apenas teníamos tiempo para descansar por la tarde, ya que siempre quedábamos para hacer algo, pero la verdad es que no nos importó porque vivimos con ellos momentos muy chulos y conocerlos marcó la diferencia.

Los mejores Kebabs de la ciudad

El destino hizo que coincidiéramos con Dino, un australiano que vive entre Australia y Malasia. Éste a su vez conoció a Emmet, un malayo majísimo con el que lo pasamos en grande. Y con ellos junto a Bani, un trabajador del hotel, pasamos unos días fantásticos. Gracias a ellos aprendimos mucho más de la cultura malaya y probamos comida riquísima.

Mr. Liew, el dueño del hotel, nos invitó a una fiesta donde conocimos a indios, chinos, malayos y lo pasamos en grande con todos ellos. También hicimos una excursión de un día por la selva, cruzamos el Victoria Bridge y visitamos la mezquita de Kuala Kangsar.

Victoria Bridge

En cuanto a visitar Ipoh, ésta no es una ciudad que recomendaría ir si no se tiene tiempo, ya que apenas tiene nada que ver. Algún street art, un par de mezquitas, visitar la torre del reloj y la estación de tren (con estilo colonial) y poco más.

mezquita
Estación de tren de Ipoh

Por cierto, muy cerca del hotel había un templo hindú donde puedes comer gratis. Nosotros fuimos en varias ocasiones y la comida está muy buena. Es un sitio frecuentado por gente hindú de todas las clases, de baja a incluso clase alta, y estarán encantados en recibirte.

Templo hindú

En definitiva, pasamos dos semanas magníficas con gente maravillosa. Nos gustó mucho la experiencia de workaway porque el trabajo era sencillo y trabajar 3 horas apenas es nada. El trato de todo el personal, el jefe y el staff fue de 10. Tuvimos mucha suerte tanto por el trabajo como por la gente que conocimos. Así que estamos preparados para el siguiente, a ver si tenemos la misma suerte, jejeje.

El último día nos dio mucha pena despedirnos de todos. Habíamos conectado mucho con la gente, pero el viaje debía continuar. Sin duda, no olvidaremos los días tan buenos que pasamos allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s