Llegamos a Myanmar-Hpa an

Como ya explicamos en el último post, sólo podíamos entrar a Myanmar por la frontera de Mae Sot-Myawaddy (frontera de Tailandia), por lo que nos obligó volar hacia Bangkok y coger un bus hasta Mae Sot. Pero no fue tan fácil ni rápido.

Tardamos en llegar a Hpan An (Myanmar) 32 horas después de salir de Kuching. Cogimos un vuelo a Bangkok con escala de 6 horas en Kuala Lumpur. Desde Bangkok cogimos un bus hasta la estación de Mo Chit. Nuestra intención era coger un bus directo a Mae Sot, pero no quedaban. Así que cogimos un bus nocturno a Tak que salía a las 22.30 y llegamos a Tak sobre las 4.30 de la mañana. Desde ahí cogimos una van hasta Mae Sot y luego una camioneta hasta la frontera.

Una vez llegamos a la frontera y tramitamos todo, cogimos una van que nos llevó a Hpan An.

Frontera de Tailandia-Myanmar

VISADO MYANMAR

El visado para entrar en Myanmar se tramita online a través de su página oficial y cuesta 50 dólares. El trámite es muy sencillo, lo único que hay que tener en cuenta es subir una foto con las dimensiones que indican en la web. En un par de días te mandan un email con la confirmación, el cual tienes que imprimir y presentarlo en la frontera.

DE MAE SOT A LA FRONTERA CON MYANMAR

La Van desde el centro de Mae Sot hasta el paso fronterizo cuesta 50 baths por persona. Nos fijamos que en el maps.me había un punto que ponía bus a Myanmar (o algo así) que estaba a unos 10 minutos andando. Llegamos allí y habían un montón de camionetas que te llevaban por 20 baths por persona.

Una vez llegas a la frontera te sellan la salida de Tailandia y un poco más adelante te sellarán la entrada a Myanmar, donde tendrás que presentar el visado impreso. Es todo muy sencillo.

Al salir se cruza el llamado “Puente de la amistad“, que une Tailandia con Myanmar y hay montones de vans que te llevan a diferentes puntos. Conocimos a una pareja de belgas y compartimos la van con ellos por 10.000 kyats por cabeza hasta Hpa an. Hay un montón de cajeros también para sacar tus primeros kyats.

Puente de la amistad que une Tailandia con Myanmar

LLEGADA A HPA AN

Nos alojamos en el hotel Thanlwin Pyar Guest House, muy valorado por otros viajeros y muy buenas puntuaciones. La habitación era privada y enorme pero lo que nos sorprendió fue el precio. Nos costó 13 euros la noche. ¿Cómo podía ser que en Malasia pagáramos por una habitación privada 8 euros y aquí en Myanmar no bajaban de 10?

Lo mejor de todo…el desayuno: tostadas, huevo, noodles, chapati, sandía, zumo y café. Como reyes.

Nuestro desayuno en el hotel

El primer día no hicimos nada, estábamos reventados. Dimos una vuelta para cenar y preguntamos en un par de sitios para alquilar una moto al día siguiente. El sitio donde más barato lo encontramos se llamaba Good Luck y las motos automáticas valían 7.000 Kyats y las semiautomáticas 6.000 Kyats.

Al día siguiente madrugamos y fuimos a alquilar la moto. Aquí simplemente te hacen rellenar una hoja con tus datos y número de pasaporte, pero ni te lo piden, ni se lo quedan como en otros sitios. Todo muy sencillo.

Hpa an no es un pueblo bonito. Es el típico pueblo de Asia con montones de tiendas, mercados, tráfico…pero lo chulo está alrededor. Lo normal es alquilar una moto y recorrer los caminos entre arrozales y bonitas montañas y entrar a muchas de sus cuevas.

Antes de nada comentaros que para poder entrar en los templos hay que descalzarse y quitarse los calcetines. En muchos templos de Asia hay que descalzarse pero sólo aquí es obligado quitarse los calcetines. ¡Así que imaginad cuando arde del calor ese suelo de mármol de los templos! Y por supuesto no llevar camiseta de tirantes, lo que ellos llaman Spaghetti Blouse.

Empezamos visitando Kaw Ka Taung Cave. Conforme sales del templo a la derecha hay una carretera con unas imágenes de muchos budas que lleva a una piscina natural con el agua cristalina y rodeado de varios restaurantes. Cuando fuimos nosotros habían al menos 9 restaurantes, así que imaginamos que será un lugar conocido entre los lugareños o para los turistas.

Kaw Ka Taung Cave
zona de baño gratuita

Desde ahí fuimos a Lumbini Garden. La entrada a este parque es gratuita pero justo ahí está el acceso que sube al monasterio de Zwegabin al que sí tienes que pagar. El ascenso dura 2 horas más otras 2 en bajar. Nosotros no subimos, pero dicen que el amanecer desde allí es muy bonito.

Lumbini Garden

Continuamos el camino hasta Kyauk Ka Lat Pagoda, donde hay una pagoda construida en lo alto de una roca.

Kyauk Ka Lat Pagoda

Y para terminar fuimos a Yathaypyan Cave, la que más nos gustó. Es una cueva enorme donde puedes caminar dentro de ella hasta llegar a una salida con unas vistas preciosas. Ver el atardecer desde ahí debe ser espectacular.

A las cuevas que entramos son gratuitas. Nos dejamos 3 cuevas por ver: Kawgun Cave (3.000 Kyats), la cueva de los murciélagos, Bat Cave (1.000 Kyats), de la que habíamos leído que no eran gran cosa. El único atractivo es que al atardecer cientos de murciélagos salen en bandada volando. Y la otra es Saddan Cave, que aunque dicen que es la estrella, la verdad es que habiendo visto ya tantas cuevas durante 8 meses de viaje decidimos prescindir de ésta.

Y como siempre, disfrutamos mucho con la moto, circulando por caminos y senderos sin pavimentar, entre pequeñas aldeas y escuchando los saludos de los niños: “Mingalaba” (el saludo birmano) con sus caritas pintadas con Tanaka, algo tan característico de los birmanos que se ha convertido en sello de identidad del país.

Después de unas 5 horas recorriendo caminos y cuevas nos fuimos a comer. Encontramos un pequeño local justo en el cruce del camino que lleva a Kyauk Ka Lat Pagoda. Comimos de maravilla, platos abundantes y baratos, tan sólo 1.000 y 1.500 Kyats (0,60 y 0,90€, aprox). Os recomendamos el lugar.

Acabamos el día con una cervecita Tiger en la terraza del hotel. Al día siguiente cogeríamos un bus a Yangón, cuyo billete lo compramos en el hotel por 5.500 Kyats por persona (3,5€).

De momento la primera impresión de Myanmar nos había gustado. Comida abundante y barata y gente muy amable y sonriente. Aunque no sentimos esa “autenticidad” que muchos nos habían contado y que esperábamos encontrar. Para nosotros, de momento, estaba siendo un país igual que otros de sus vecinos asiáticos. Incluso pensábamos que habrían más carreteras sin asfaltar y muchas menos infraestructuras. Pero esa Myanmar ya avanzó, por suerte. Así que nosotros no llegamos a encontrar algo que lo distinguiera de los demás países de Asia en los que habíamos estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s