Yangon

Yangón es la ciudad más grande de Myanmar. Cuenta con más de 5.400.000 habitantes y es una auténtica locura de ciudad…es tan caótica que nos recordó a India, así que imaginad…

LLegamos en bus desde Hpa an. El bus nos costó 5.500 Kyats por persona y tardó cerca de 7 horas en llegar. Los precios varían según los horarios que elijas y si es VIP o no. El más caro es el VIP por unos 9.000 Kyats.

El bus nos dejó a 2 horas del centro así que tuvimos que coger un bus local desde la estación para llegar. El bus número 36 te deja muy cerca de la Pagoda Sule.

Y aquí va la tercera cosa que perdimos en este viaje. La primera vez fue una funda de portátil en Pekín, la segunda vez fueron mis sandalias Teva en Laos y esta vez fue una bolsa donde teníamos unos tuppers super chulos que se pleglaban, unos vasos y sobres de café…Nos dejamos la bolsa en el bus y ahí se quedaron. Intentamos buscar el bus pero aquello era imposible, la estación era enorme y tenía montones de parkings con buses y por más que buscamos no hubo suerte.

Nos alojamos en el hotel The Lodge Yangon por 12.000 Kyats la noche con desayuno (7,30€ aprox). Dormimos en habitación compartida pero lo chulo es que las camas eran de matrimonio con cortinas, no era de litera. Así que estuvimos bastante bien.

Nos alojamos 3 noches. El primer día llegamos muy tarde y super cansados. Sólo queríamos cenar algo rápido e irnos a dormir. Nos recomendaron ir a la calle 19. Cuando llegamos, era una calle llena de bares donde todo el mundo, turistas y locales, bebían cerveza sin parar y ofrecían pescado o carne a la barbacoa. No era el sitio donde queríamos estar, buscábamos algo más local pero estábamos echos polvo así que pasamos de dar vueltas buscando otras opciones.

El segundo día nos levantamos temprano y fuimos a ver la pagoda Shwedagon. La entrada vale 10.000 Kyats (6€), bastante cara, pero es una visita imprescindible. Creo que jamás había visto un lugar así y mira que hemos visto pagodas y templos.

La estupa tiene 100 metros de alto y está bañada en oro. Se trata de la pagoda más sagrada para los budistas del país ya que contiene algunas reliquias de Buda.

Al volver fuimos hacia la Pagoda Sule (5.000 Kyats la entrada). Pero la verdad es que habiendo visto Shwedagon, todo lo demás se queda corto. Nosotros decidimos no entrar.

Sule Pagoda

Después dimos una vuelta por la zona del Ayuntamiento y nos dejamos perder un poco por las calles hasta llegar al hotel. Raúl iba mirando en el maps.me a ver si encontraba un supermercado. Entonces un chico joven se acercó para ayudarnos y nos llevó a un super. El chico se esperó hasta que compramos y luego nos llevó a una cafetería muy pija (de esas que jamás entraríamos nosotros) porque quería invitarnos a tomar algo. Nosotros flipábamos. Quería invitarnos porque decía que somos viajeros y él que está trabajando puede permitírselo y quería hacerlo. Y de paso nos miraba opciones de billete de bus hasta Bagan, donde queríamos ir en 2 días. ¡Un tío super majo!

El tercer día cogimos el bus número 36 hasta el buda tumbado (Chaukhatgyi pagoda). La entrada es gratuita y el buda es inmenso. ¡Tiene 65,85 metros de largo! Los alrededores de la pagoda hay varios monasterios donde viven unos 600 monjes que se dedican a estudiar las escrituras budistas.

Al salir cogimos el bus número 20 hasta Botahtaung (6.000 Kyats por persona). La pagoda fue construida hace más de 2.500 años y contiene un cabello sagrado del Buda Gautama. La atracción principal es entrar dentro de la pagoda que tiene forma de laberinto, donde se encuentran muchas reliquias.

El cuarto día, después de hacer el check out, dejamos las mochilas en recepción y nos fuimos a la estación de tren para coger un tren con un recorrido circular del que dicen que es bastante interesante. El trayecto dura 3 horas y recorres toda la ciudad. Compramos los billetes (200 Kyats por persona) y a la segunda parada nos hacen bajarnos porque dicen que el tren no sigue. Al parecer la ruta circular se ha dejado de hacer por obras.

Así que nos dimos una vuelta alucinando con la cantidad de actividad que tiene esta ciudad y recorrimos algunas de sus calles y callejones entre mercados, puestos callejeros, vendedores ambulantes…Y volvimos al hotel donde estuvimos descansando y haciendo tiempo. Nuestro bus a Bagan salía a las 20.00 de la noche.

El Betel, una mezcla de nuez y tabaco, una auténtica adicción en el país

Por cierto, los billetes de bus los compramos en el hotel. Compramos el más barato por 16.000 Kyats. Hay varios precios, también dependiendo de la hora y el tipo de bus. Ese fin de semana era festivo en el país (del 13 al 15 de octubre) y al parecer habían muchos billetes ya vendidos. Por ejemplo, no quedaban buses VIP a Bagan y muchos hoteles no tenían ya habitaciones y otros habían duplicado su precio. Menos mal que por suerte encontramos billetes de bus y habitación disponible en Bagan, porque hubo gente que no pudo salir porque no quedaban billetes y los hoteles en algunos sitios estaban al completo.

Y es que hasta que no llegamos a Bagan no nos dimos cuenta de la magnitud de aquella festividad, la llamada fiesta de las luces (Thadingyut).

Un comentario en “Yangon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s