Etapa 4: De Melbourne a Sidney

El 26 de diciembre, después de pasar el día de Navidad con nuestros anfitriones de Couchsurfing, seguimos nuestra ruta por la costa en dirección a Sidney, que se encuentra a unos 1.200 kilómetros de Melbourne.

Antes de nada comentaros que esta ruta la hicimos con mucha rapidez debido a 2 razones: la primera fue por los incendios que se produjeron en diciembre del 2019, cebándose en gran parte con los estados de Victoria y de NSW, que era por donde nos encontrábamos. Por ese motivo nos dejamos muchos lugares por visitar, ya que algunas carreteras y parques nacionales estaban cerrados o no eran seguros. Y la segunda razón era porque queríamos llegar a tiempo a Sidney para ver los fuegos artificiales del 31 de diciembre.

La primera parada fue Wilsons Promontory National Park, a unos 220km de Melbourne. Se accede entrando a Tidal River, que es la población que administra el parque. La entrada es gratuita y el parque ofrece diversas actividades para hacer, pesca y senderismo principalmente. Dentro del parque se encuentra el camping Tidal River Campground que estaba llenísimo de caravanas y tiendas, debido a las vacaciones y fiestas de Navidad.

El camping está genial para pasar noche, pero como nosotros íbamos con un presupuesto mochilero preferimos pasar el día allí y hacer noche en otro camping gratuito que se encontraba a 1 hora del parque.

En la oficina de turismo que hay dentro del parque te dan un folleto informativo sobre las actividades que puedes hacer. Hay varias opciones de caminatas cortas y sencillas para ver canguros y los adorables wombats. El parque está rodeado de abundante vegetación con acceso a una playa. También tienes una gran zona donde comer con merenderos y barbacoas.

Wilsons Promontory Natinal Park

Después de pasar el día allí haciendo alguna caminata y en busca de wombats, nos fuimos al camping Franklin River, en el pueblo de Toora, a 1 hora del parque. El camping se encuentra junto a un río, tiene baños y es gratuito. Está genial ya que era bastante grande, bien cuidado y con una gran zona de cesped para acampar tanto en coche como en tienda.

Al día siguiente continuamos la ruta parando primero en Agnes Waterfall, a 11km del camping. Vemos una señal hacia Ninety Miles Beach, pero decidimos no parar y seguimos hasta Lakes Entrance. Al llegar vimos que era un pueblo turístico costero de veraneo, con un gran lago y montones de australianos disfrutando con sus lanchas y haciendo deportes de agua. Comimos frente al lago y dormimos en un camping gratuito a 11km de allí.

Al día siguiente por la mañana apenas se veía el sol. El cielo era una enorme capa de humo. Los incendios en Australia este año estaban siendo los más dramáticos que se recordaba en años. Así que miramos la página de alerta de incendios de Victoria y vimos que había uno en el interior, a unos 30 km de donde nos encontrábamos. Nos pusimos en marcha sin demora hacia Cann River, donde queríamos llegar al faro Point Hicks, en Croajingolong National Park, del que se dice que fue lo primero que vio el Capitan Cook cuando llegó a Australia.

Al coger la carretera que lleva al faro y después de unos cuantos kilómetros ya recorridos en una carretera infumable, vimos que con nuestro coche era una odisea llegar. La carretera estaba en super mal estado y los 4×4 te pasaban a toda leche. Yo personalmente también tenía algo de miedo de adentrarme demasiado en el parque, ya que me preocupaba el tema de incendios. Aunque siempre estábamos al día gracias a la app de alerta de incendios nos daba un poco de respeto la situación. Así que finalmente desistimos y nos dimos la vuelta, llegando al pueblo de Mallacoota.

Cielo envuelto de humo y árboles quemados

El pueblo se encuentra en la región de East Gippsland del que luego nos enteramos que dos días después de pasar nosotros por ahí se produjo un gran incendio y donde muchos turistas tuvieron que ser rescatados en helicóptero y por mar, ya que el incendio estaba en la única carretera de entrada al pueblo y por ello quedaron atrapados. Cuando nos enteramos de la noticia nos quedamos bastante perplejos, porque no sé qué hubiera podido pasar si hubiéramos llegado más tarde y sobretodo por la cantidad de familias que vimos pasando tranquilamente sus vacaciones allí.

En la oficina de turismo nos dijeron literalmente que poco hay que hacer allí, salvo nadar o ir a la playa. Así que después de dar una pequeña vuelta nos fuimos y pasamos la noche en el camping Bodalla Rest Forest, gratuito y con baños.

La ruta de Melbourne a Sidney ofrece más atractivos de los que hemos mencionado y que merecen la pena visitar como Kangarro Valley, Jervis Bay y las famosas Blue Montains, pero por las razones que os mencionamos al principio no pudimos visitar.

Desde el camping de Bodalla Rest Forest hasta Sidney hay unos 335km. Debido a los incendios y nuestra prisa por llegar a tiempo a los fuegos artificiales lo hicimos del tirón hasta Sidney.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s